• 14 MAR 17
    • 0
    Las técnicas de imagen se adentran en los quirófanos

    Las técnicas de imagen se adentran en los quirófanos

    Determinados procedimientos de urología o neurología necesitan, para llegar a las áreas afectadas, una precisión milimétrica para no dañar los tejidos que las rodean. Debido a esta necesidad, las técnicas de imagen como la resonancia magnética o  la radiología robótica están cada vez mas presentes en los quirófanos, logrando una mayor precisión quirúrgica. Además, estás técnicas permiten a los  cirujanos conocer los resultados de la operación, antes incluso de que el paciente haya salido del quirófano.

    La Clínica Universidad de Navarra, pionera de esta nueva tecnología en nuestro país, ha incorporado una RM de última generación y dos equipos de radiología robotizados, capaces de tomar imágenes intravasculares o de topografía con reconstrucción en 3D.
    En España no existe de momento otro centro hospitalario que cuente con RM de alto campo dentro del quirófano, aunque sí en otros países como Reino Unido, Estados Unidos o la República Checa.
    Los nuevos equipos permiten obtener una gran precisión en la intervención además de poder trabajar de una forma multidisciplinar con cirujanos de otras áreas.
    Con los nuevos equipos se puede realizar un control de calidad de la cirugía en el mismo momento de su realización y conocer si el tratamiento quirúrgico ha sido todo lo preciso y eficaz que debiera.
    Las principales aplicaciones para el quirófano con resonancia magnética intraoperatoria son sobre todo en neurocirugía, con intervenciones de tumores cerebrales y algunas de Parkinson, en oncología y algunos procedimientos de urología. Sin embargo, se irán aplicando progresivamente a otras especialidades si así se requiere.
    Los especialistas señalan que con la RM de alto campo intraoperatoria se obtiene la mejor imagen diagnóstica posible hoy en día. Permite comprobar a su vez la efectividad de la intervención en el mismo momento, antes de que el paciente abandone el quirófano.
    En el caso de una operación de tumor cerebral, hay que tener en cuenta que el cráneo es una estructura ósea cerrada que sólo permite estudios de imagen preoperatorios con la cavidad cerrada. Cuando el cirujano interviene en el cráneo, la lesión se modifica y se desplaza, cambiando su localización. Por eso, este nuevo método con resonancia magnética durante la intervención quirúrgica, permite tener en ese preciso momento una imagen real de la localización exacta del tumor o lesión.
    Con el procedimiento tradicional, el paciente tenía que reposar unas 24 horas tras la operación para poder hacerle una resonancia magnética y ver cómo había salido la intervención. Con este nuevo procedimiento esto ya no sucede, ya que se puede verificar la eficacia de la misma en el propio quirófano.
    Se trata de los sistemas de angiografía más modernos (sistemas de imagen para visualizar los vasos sanguíneos) con capacidad de obtener imágenes en 2D y 3D del interior del cuerpo humano y de las regiones anatómicas de menor tamaño.
    Otra de las ventajas fundamentales, además de que estos procedimientos se realizan en la mesa del quirófano, sin tener que mover al paciente, es que estas nuevas instalaciones  permiten la posibilidad de nuevos procedimientos mixtos quirúrgicos y mínimamente invasivos. Además, permiten el trabajo multidisciplinar necesario para abordar tratamientos combinados adecuados para algunas patologías como la patología coronaria y vascular entre hemodinamistas y cirujanos cardiacos. Estas unidades ofrecen mayor seguridad y efectividad en el tratamiento, así como el trabajo multidisciplinar, potenciando la investigación.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

    ¿Te llamamos?

    Por favor rellena los siguientes datos y te llamaremos: